Saltear al contenido principal

QUE ES EL BOUDOIR DEL SIGLO XVIII

EL BOUDOIR EN EL SIGLO XVIII

 Cuando escribí el artículo de Historia de la joyería publicado el 21 de marzo, me quedé con las ganas de hablaros de “El Boudoir” y diréis: ¿Que es el Boudoir? Pues bien lo voy a explicar.

El boudoir nace en el siglo XVIII, cuando surge el concepto de confort y privacidad en las casas de la burguesía. Es una estancia que aparece como la habitación principal de las pequeñas casas o petites maisons. Aquí, los aristócratas viven sus amores ocultos. A estas petites maisons se les llamaba folies (locuras). El Boudoir nace en la Francia Rococó como un espacio femenino, que se asocia a las relaciones ilícitas. Pero también se utilizaba para arreglarse y empolvarse la piel, como lugar de lectura, etc.


Según el arquitecto Le Camus de Meziéres, dice que, “
El Boudoir es la morada del deleite sensual, por lo cual es esencial ambientarlo en un estilo en el que predomine el lujo, la suavidad y el buen gusto”. Y es que dicha estancia es exclusivamente femenina y el hombre solo entra si ha sido previamente invitado.
El Marqués de Sade lo describe en su exitoso libro, la philosophie dans le boudoir como lugar elegante, encantador y bastante frívolo. Dice de él que es sitio de mala reputación.
En el museo del romanticismo en Madrid en la sala XV hay ambientado uno de estos lugares. Os lo voy a describir. Junto a una sillería y un velador de influencia filipina, de madera lacada con incrustaciones de nácar, un entredós de estilo chinesco y un bonheur de jour en papel maché con incrustaciones de nácar, que combina las funciones de escritorio, caja de costura y mesa de ajedrez. Piezas de carácter únicamente femeninas, asociadas a las funciones que cumplía esta estancia.

 

Esta entrada tiene 4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba