Saltear al contenido principal

NOS GUSTE O NO, TOCA GUARDAR LA ROPA DE VERANO

Las temperaturas van bajando, el sol cada vez se esconde más pronto y las primeras gotas empiezan a caer… Sí, el verano ha llegado a su fin y con él el adiós a los pantalones cortos y las camisetas de tirantes. Nos guste o no, toca guardar la ropa de verano, pero no de cualquier forma, tiene que estar perfecta para volver a usarla en unos meses. ¿Sabes cómo?

Consejos antes de guardar la ropa de verano

 
Lo primero que hay que hacer antes de guardar la ropa de verano es una selección. Tan sencillo como elegir la que queremos conservar  y donar el resto a asociaciones benéficas. Después, es importante lavarla para asegurarnos de que no hay ninguna mancha que al año siguiente, sea imposible de quitar, y nada de utilizar suavizante.
El siguiente paso es planchar todo concienzudamente. No apetece mucho, pero si guardamos la ropa arrugada, cuando la queramos utilizar será mucho más difícil dejarla bien. Lo mismo ocurre al doblarla. No hay que dejar colgada en perchas la ropa que pesa mucho o que tiene tendencia a deformarse, pero sí los tejidos delicados como el lino o la seda.
 
El último paso es clasificar la ropa por tipo de prenda o como más cómodo nos resulte. Cada uno tiene su forma de organizarse.
Cómo colocar y ordenar el armario
 
¿Ropa lista? Ahora toca el armario.
Siempre debería estar limpio (sí, también entra el polvo),
pero cuando vayamos a guardar la ropa de temporada, tenemos que asegurarnos aún más. Una vez hecho el hueco, necesitamos algo donde guardar las prendas. Lo fácil sería meterlas tal cual, pero si queremos una conservación perfecta no es la mejor solución.
Las bolsas de plástico son muy útiles. Además, las hay que “envasan la ropa al vacío” extrayendo el aire y haciendo que ocupen menos espacio. Sobre todo son ideales si tenemos humedades en casa. Otra opción es utilizar bolsas de tela que dejan transpirar las prendas o cajas de cartón, pero es mejor dejar estas últimas para los zapatos y las sandalias.
Un truco muy útil es poner etiquetas en las bolsas y cajas para no tener que abrir todo en busca de una prenda concreta si la necesitamos.
Por último, solo tenemos que colocar todo en el sitio reservado. Lo mejor es que sea en el altillo del armario, en el trastero o debajo de la cama. Cualquier sitio seco y que no invada el espacio destinado a las prendas de otoño invierno servirá.
¿Cómo guardas tú la ropa de verano?

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Hola Maribel Martín, está muy bien lo del vestidor. La verdad es que es un trabajo que no gusta mucho, pero hay que hacerlo y si llevas un orden a la hora de recoger, después lo vuelves al armario mas facilmente cuando llega otra vez la temporada.
    Gracias por seguirme.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba