Saltear al contenido principal

¿Es realmente tan barata la ropa Low Cost?

ropa-low-cost

De un tiempo a esta parte encontramos infinidad de tiendas de ropa que ofrecen sus productos a unos precios irrisorios. Una batalla de la ropa low cost en la que muchos productores  no pueden entrar. Obviamente, cualquier persona puede elegir libremente en qué tienda desea comprar; ahora bien, para poder tomar esta decisión de una manera justa la información debe ser un factor muy importante. Es decir, es vital ser conscientes  de todo lo que gira en torno a la ropa low cost, como dónde ha sido fabricada, quiénes la fabrican, qué materiales utilizan, en qué condiciones son elaborados o transportados, etc.

Y es que la ropa low cost es más cara de lo que todos imaginamos. Puedes echarle un ojo al documental The True Cost, que relata de una manera muy cruenta el verdadero coste de este tipo de modelos de negocios.
Costes sociales y ambientales
 
La industria de la moda mueve al año más de 2,5 billones de dólares en utilidades. No cabe duda de que es un sector importante para nuestras sociedades pero, al mismo tiempo, es importante que dentro de este sector encontramos el nicho de la ropa low cost, el cual tiene unos enormes costes sociales y ambientales.
Recordarás la tragedia del Rana Plaza, en 2013, donde murieron más de 1.000 personas por el derrumbe de una fábrica que estaba en muy malas condiciones. Este es el ejemplo más sangrante de las condiciones en las que se encuentran muchos trabajadores del sector en países en vías de desarrollo. Lo cierto es que se trata de una industria que depende en mucha medida de la mano de obra. De hecho, se calcula que hay aproximadamente en el mundo unos 40 millones de trabajadores del textil, de los cuales un 85% son mujeres. Además de esta precariedad, encontramos otros costes sociales. Por ejemplo, la ropa low cost gira en torno al pensamiento fast fashion, un consumo desmesurado, rápido e incosciente. 

Según el documental ya citado, la moda es la

trabajando-textil-paises-pobres

industria más contaminante después del petróleo. Y es que, por ejemplo, en el desgaste de vaqueros, se utilizan productos químicos nocivos para la salud, además de desperdiciar millones de litros de agua en esta tarea o en teñir telas. Los residuos resultantes de este proceso de fabricación resultan ser cantidades ingentes.

Mención especial merece el consumo y producción del algodón. La producción tradicional del algodón contamina el agua, además de tener impactos muy nocivos para la biodiversidad del planeta. Para aumentar los niveles de producción las semillas que utilizan suelen estar modificadas genéticamente.
¡Existen alternativas!
 
Pero esto no significa que tengas que adaptarte a este tipo de consumo. Puedes optar por alternativas de moda ecológica que contribuyen a un crecimiento sostenible del planeta. Y es que existen empresas que llevan a la práctica una producción sostenible al mismo tiempo que promueven un consumo responsable.
Es el caso de nuestra tienda online, en la que podrás encontrar ropa ecológica de calidad y, además, podrás comprarla sin moverte de casa.
¡Se puede estar guapa sin dañar el planeta y a las personas! ¿Qué opinas?
 
 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Sí, tienes toda la razón y acabo de añadir un enlace a un vídeo del que habla sobre el documental "The True Cost" y todo este problema de la producción de ropa. Es una pena que no estemos mas concienciados y seamos mas solidarios. Espero y como siempre digo que el tiempo nos irá haciendo ver y asimilar, que es una locura lo de comprar por comprar como hacemos muchas veces. Saludos Teresa y muchas gracias por tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba